Las condenas sociales frente a los procesos penales

Las condenas sociales frente a los procesos penales

Para poder desglosar este tema lo más importante es conocer los conceptos principales a tratar, dígase “Proceso penal” y “Condena social”, los cuales definiremos de la siguiente manera:

Proceso penal:Es el conjunto de procedimientos llevados ante un tribunal penal, en razón de una acción, que tiene como fin sancionar una infracción mediante la imposición de una pena establecida por el Código Penal, así como también por cualquier disposición legal, para lo cual es necesario que se compruebe la culpabilidad del procesado.

Condena social:Es aquella, que independientemente de la condena que imponen los órganos de justicia de un Estado, establecen los miembros de la comunidad frente a lo que consideran conductas indeseables.

Respeto del primero, nuestro Código Penal establece las conductas que se consideran infracciones, por las cuales una persona puede ser acusada, procesada y finalmente condenada o absuelta.

El proceso penal se compone de varias fases, en primer lugar una Etapa preparatoria o de investigación, durante la cual se recolectan los medios probatorios que sustentarán la acusación;Audiencia Preliminar,desarrollada entre la investigación y el juicio final, momento en el cual se pondera la acusación, los medios de prueba, hasta llegar al Juicio Oral,etapa en la cual se decide, por los jueces apoderados, la suerte del o los acusados, y las pretensiones concluyentes de las partes, Ministerio Público y actores civiles.

Del juicio saldrá como resultado una sentencia, que condenará o absolverá al o los acusados en ocasión de los hechos que se les hubieren imputado, la cual, de acuerdo con los artículos 410 y siguientes del Código Procesal Penal, podrá ser objeto de recursos de apelación y casación conforme los dispuesto por nuestras leyes.

En principio, es necesario que las sentencias adquieran la condición de irrevocables para que podamos concluir que esa persona condenada o absuelta, es finalmente culpable o no, desde la óptica procesal, y la la buena aplicación de la ley.

Sin embargo, al margen de todo aquello ponderado por el tribunal apoderado, y aquello que tome el mismo como válido para condenar o absolver a los procesados, existe un juicio y condena social emitido con mucho menos criterio, pero posiblemente, con igual o mayor peso que la que pudiera emanar de un órgano judicial con competencia y expertise.

En nuestro país, al ser el proceso penales hasta cierto punto público, y en muchos casos televisado, es muy palpable la opinión del denominado pueblo, muy crítica hacia los infractores, y en muchos casos inclinada a “juzgar” el accionar y las decisiones de los jueces apoderados de un caso específico.

Para los condenados socialmente, aún si fueren absueltos mediante el proceso judicial al que se hubieren sometido, la exclusión, discriminación y poca credibilidad, los perseguirá en el paso del tiempo, a causa de una percepción contraria a la presunción de inocencia que acompaña a todo aquel que es acusado y sometido a un proceso penal.

Es nuestra opinión, para que nuestras condenas judiciales puedan ir en consonancia con las condenas sociales, actualmente inevitables, debemos exigir el refuerzo de la credibilidad de nuestros oficiales de justicia, Jueces, Ministerio Público, Alguaciles, Notarios, y todos quienes gozan de fe pública. Además, fomentar la educación de la sociedad sobre las fases de un proceso penal, lo que involucra y lo que es permitido en cada una de sus fases.

A modo de ejemplo, vemos a diario como la sociedad yerra al entender que una prisión preventiva es la imposición de una condena definitiva, y cuestionan al sistema cuando imponen 3, 6, o 12 meses, en lugar de lo anhelados 20 o 30 años, sin tomar en cuenta la etapa procesal.

Como siempre, la educación será la base del sustento para corregir los prejuicios sociales y las debilidades de nuestro sistema, y con esto evitar que los ciudadanos procesados sean señalados moralmente, a pesar de su inocencia.

Rosbelis Cruz
SAG, Abogados Consultores

No Comments

Post A Comment